Opinión de Diablo Guardián

Tuesday, 3 July 2018, 17:54 | Category : Léeme
Tags : , , , , , ,

Esta portada no es la que me agrada mas. Siento que expresa la novela, pero no es atractiva. Al final de mi análisis pondré la portada que me gusta y ya ustedes decidirán.

Hecho el anuncio/queja, paso a dar mi opinión sobre este libro de Xavier Velasco.

Diablo guardián fue premio Alfaguara en el año 2003, reconocido y editado. Xavier Velasco prácticamente uso el dinero de su premio en pagar deudas, acumuladas por no trabajar y dedicarse en cuerpo y alma a su novela.

Años me llevo tomar el libro, siempre lo tomaba en la FIL y no lo compraba. Me evitaba o yo me le escondía. Hasta que por fin me eligió…aún así, del día en que lo compré a la fecha en que lo leí, pasó mas de un año. Insisto, los libros te escogen.

Y bueno, de qué va el libro. Es la historia de una chava, Violetta, una persona tramposa, traicionera, atascada, drogadicta, pacheca, mamona, perra, tlahuica, coatlicue, extranjera, local, chilanga y solitaria; y de su contraparte, a su medida, Pig, un sujeto trampero, cobarde, ingenuo, traidor, amoroso, despilfarrador, solitario, igualmente chilango y billetudo.

Estas dos personas se encuentran en cierto punto de su vida y se van conociendo/destrozando. Violetta cuenta su vida y Pig la va captando. Y todo va de la mano de gran humor, de velocidad, de la simplicidad con la que se cuenta la historia. De las vivencias que pasan los personajes. De otros personajes secundarios, pero fundamentales para el desarrollo de los 2 principales. Nefastófeles es un engendro, una podredumbre, un gañán, adefesio…que ni siquiera Paquita la del Barrio acabaría de nombrarle sus características. Y por el otro lado, Mamita, personaje dulcesón, amigable, preocupado, encausador.
Todo el desarrollo de los personajes es espectacular, son personajes muy complejos y completos. Y nos deleitan en lenguaje de la calle y lenguaje mas sofisticado, sin caer en ser totalmente vulgar ni totalmente fresa.
Y hay varios puntos en los que nos sorprende el autor, en dónde nos enteramos quién es el verdadero Diablo Guardián.

***SPOILER***

Rosa del Alba Rosas Valdivia, alias Rosalba, alias Violetta es una chava de 16 años básicamente esclavizada por su familia. Una familia que se da aires de grandeza, que es buena con todo mundo, pero finje su naturaleza…incluso al extremo de dejar un día a la semana a teñirse de güero el cabello. Y toda esa bondad es solo de vistas, son unos aprovechados con todos. Incluso le roban a la Cruz Roja.

Y bueno, eso tiene sus frutos. Y ese fruto es su hija favorita, Violetta. Llamada así por capricho, no por nacimiento. Violetta se dedica a joder a su familia, una y otra vez. Una venganza que no veían venir y que, finalmente, Karma mas, Karma menos, se regresa.
Violetta, además de joder, se dedica a despilfarrar, a soñar y a cumplir los sueños que su familia nunca podría cumplir. Con dinero en una maleta, robado, evidentemente, emprende una aventura hacia EUA, específicamente Nueva York. Allá refinará sus gustos, aumentará sus placeres, incrementará sus vicios (recién conocidos en un viaje de exploracio´n a la ciudad del pecado, Las Vegas) y…conocerá al peor personaje imaginable, Nefastófeles. Claro que en este tiempo conoce personas, pero no crea vínculos durables. Tiene mariditos, como ella los llama, pero son de unos cuantos días.
Violetta se dedica a estafarlos, a aprovecharse de ellos, a cambio de su cuerpo. No le gusta el término de prostitución, pero es básicamente eso.

Por otra parte, Pig, un escritor, sencillo, huérfano de padres, acogido por su abuela, y posteriormente, hasta huérfano de abuela. Escritor que sueña con LA novela, su obra maestra, que la fue aplazando y aplazando. Pig, después de la muerte de Mamita, se embarca en negocios turbios que no le dejan amistades y que además que no se las dejan, él no se permite tenerlas. Se aleja, se recluye y se acaba el dinero.

Así que es hora de que Pig busque un trabajo, y es ahí donde los destinos se unen. Y donde la historia se funde, porque hasta antes de esto, las 2 historias del libro fluyen independientes. Se forma catársis o catarro.
Las porquerías de uno y de otra comienzan a juntarse.

Las anécdotas de la vida de Violetta en NY o ya viviendo de arrimada una vez mas en el DF (discúlpenme, en ese entonces seguía siendo DF) son bastas y atascadas. Y la vida detrás de un escritorio, con el título de Secretaria del Lic. Ferreiro o Licenciada Posturopedic, pintándose las uñas, llegando tarde, siendo una desgraciada, es una delicia. Y a la vez una desfachatez. Porque se retrata una vida casi sin intención, de burócratas ágrios, que viven para hacerte la vida imposible.

Pero también, leemos los motivos de las acciones. El porqué son de esa manera. Y no es justificable, sólo se comprende. Y así conocemos a nuestros personajes, sus historias, su teje y maneje. Y creamos empatía con la injusticias contra Violetta, pero a la vez decimos, se pasó de lanza. Son dos mundos contrarios, pero entendibles.

Al final, todo lo que vivió Violetta en ese tiempo, su salida del pastel, su trabajar en hoteles, sufrir el homicidio de un hombre encima de ti, grabaciones, extorsiones, escupidas, golpes, todo, orilló a Violetta a hacer su último acto, su desaparición milagrosa y tercera evolución. Y finalmente, en su desolación, esa última transformación, quisiera creer, que fue para ser una mejor persona y no comprometida con tanta porquería que ya había vivido.

Y siempre, su Diablo Guardián, a pesar de los pesares, fiel y al pie del cañón.

***

Me divertí mucho con el libro. Me reí, me enojé, me sorprendí. Se me hizo un libro muy rico y muy fusionado. El final, o mas bien, el último capítulo fue el único que me dejó algo a deber, pero ya no podía extenderse mas, quizás ya no había nada mas que explicar a pesar de querer esa última explicación.

Al final, todos esperamos a nuestro Corvette amarillo.

Y lo prometido es deuda, la portada que me gusta:


Opinión de The Last Jedi

Thursday, 24 May 2018, 19:24 | Category : Léeme
Tags : , , , , , ,

Sí, es el libro de la película. Y fuí engañado totalmente. Leí una reseña en la que mencionaban que había cosas extras, introspectivas de los personajes y explicaciones adicionales (que no se vieron en la película). Triste decepción. Si hubo 3 cosas novedosas, fue ganancia.

Bien, no hablaré de la historia, porque seguramente vieron la película. O la verán eventualmente. Pero hagan de cuenta que el script de la película lo traducen a prosa y ahí lo tienen, el libro.
Entonces…aquí puedo decir que el libro es igual a la película.

Incluso, los sonidos que hacen los droides, al autor como que le dio flojera inventarse algo y lo resuelve, contestando como se contestó en la película, así es, con esos mismos diálogos.
Me siento mal porque caí en un truco de mercadotecnia y en una mala reseña.

El libro está bien, porque es la historia tal como se vio en el cine. Pero no tienen fondo los personajes, los imaginas perfectamente porque ya los conoces. Y bueno, no es recomendable si no te gusta Star Wars, si no quieres perder tu tiempo en leer lo que ya viste (tal cuál) y si quieres revivir esa persecución innecesaria en Canto Bight.

Mal Jason Fry, mal.

El patrimonio de Philip Roth

Wednesday, 23 May 2018, 20:35 | Category : Del lápiz de Chico
Tags : , , , ,

Philip Roth murió el día de ayer 22 de Mayo de 2018 a los 85 años.
Generalmente no escribo nada de los escritores que nos van abandonando. No lo hice con el “Gabo”, porque la corriente de gente que lo vitoreaba era apabullante y no había nada nuevo que decir; sí, murió un grande, pero alguien mas lo abordaría y hasta parecería falso el decir “yo leí a García Márquez y me influyó”. Cuando Carlos Fuentes dejó de ir a la FIL (o murió, vaya) tampoco mencioné algo. La gente suele exagerar las cualidades de los muertos y tratándose de Fuentes, él mismo ya se las exageraba. Igualmente, no era necesario mencionar algo, hasta leí personas que aseguraban haber leído La noche mas inolvidable, y me preguntaba…¿qué no era transparente?¿Y qué no era una región? En fin, todos tenían algo que decir de Fuentes.

Pero con Roth es diferente. Roth no es “tan” conocido. No fue Nobel, aún así tuvo un Pulitzer por Pastoral Americana. Y realmente el número de premios que recibió es abrumador. Incluso fue de los pocos, en vida, en ser puestos en la librería del congreso de Estados Unidos. Aún así, la gente lo fue pasando por alto.
El señor era judío, llamó a Trump un fraude masivo y un bufón; escribía para the New Yorker y se retiró de la máquina de escribir en el 2012, al menos novelas de ficción. Gran parte de su obra estuvo situada en Newark, New Jersey y su alterego, Nathan Zuckerman, retrató la vida como judío en un barrio judío. Su pluma navegó por muchos temas, hay una novela en particular (La conjura contra América) que fungió como “resemblanza” del qué hubiera pasado si Roosevelt hubiera sido derrotado por Lindbergh y como el antisemitismo se hubiera extendido de haberse presentado ese escenario, y claro, en ese tiempo, eso estaba de moda.

Pero aún no menciono cómo fue que llegué a él. Tomé una clase en el ITESO hace algunos años con mi amigo Israel Carranza (@JI_Carranza). Él nos mencionó y nos pasó un extracto del libro Patrimonio. Nos dejó analizarlo, leerlo. Fue un tablazo. Una revelación. Me dediqué, una vez leído ese extracto, a cazarlo. Tardé un rato en conseguirlo, pero lo hice. Y si, como su extracto, fue impresionante. Me fascinó.

De ahí, año tras año, Philip Roth era mi gallo para el Nobel. Y año tras año la academia sueca me decepcionaba. Pero yo me obstinaba, seguía leyéndolo. Cuatro libros de él he leído, y quiero seguir leyéndolo. Me parece que seguiré con El lamento de Portnoy. Y el año 2017 fue el último año que la academia sueca me decepcionó, pues no otorga Nobel póstumo. Ni hablar, se unió a los no galardonados junto a Borges o Cortázar (ahora tú eres mi gallo Kundera, apúrale!).

Roth se nos fue de una falla en el corazón. Rodeado de amigos se retiró. En una entrevista dijo que se iba a dormir con una sonrisa pues pensaba: “sobreviví otro día”. Y al amanecer sonreía al pensar: “sobreviví otra noche”. Bueno, se fue sonriendo.

Roth,

las estrellas son indispensables

– Me casé con un comunista. Philip Roth. 1998.