Del manejo

Thursday, 5 March 2009, 8:30 | Category : Las octavas
Tags : , ,

Del manejoAl ir manejando uno se va dando cuenta de ciertas cosas que nos gustan o no nos gustan. Al momento en que uno empieza a vivir una parte del día en el carro pensamientos vienen, canciones van, limpiaparabrisas brincan, vende-chicles suplican…todo dentro del carro:

  1. Limpiaparabrisas: un sujeto se acerca, nada tímido, y desde 1 metro lanza un pedazo de alfombra llena de jabón blancanieves y agua. Con ese pedazo hace su trabajo: rayar tu vidrio, ensuciar la lámina de tu coche (con el hule limpiador recorren el jabón hacia las orillas del automotor), pedir “un baro” e insultarte, si acaso osas no darles ni un “para la otra”, “te dije que no” o simplemente ignorarlos.
  2. Semáforos: tienen una perfecta sincronía. Uno verde otro rojo, uno verde otro rojo. Y calle a calle te vas deteniendo y sufres la octava número uno. Eso si tienes la suerte de que sirvan. El lunes me tocó cruzar una avenida dónde no servían 5 semáforos, fue todo un reto poder cruzar la bendita calle, pero con un poco de arrojamiento se pudo.
  3. Música: la octava bonita (3/8 siempre funciona). Puedes prender el estéreo de tu coche, el iPod, tu radio personal, ponerle el manos libres a tu celular y escuchar tus canciones/programas favoritos. Te desconectas del mundo exterior a tal grado que comienzas a cantar, tamborilear sobre el volante, mover los pies en el piso sucio del camión o reir a carcajada abierta, mientras el exterior se muere de hastío en la selva de asfalto.
  4. Primera, segunda, tercera, cuarta, quinta y sexta (opcional): a pesar de que la mayoría de las veces uno no pasa de la tercera velocidad, hay una magia cuando se mete la cuarta velocidad y una total sorpresa en la quinta. La sexta velocidad es prácticamente inalcanzable para muchos…contando que pocos tienen esa velocidad. Cuando uno va subiendo de velocidad, ya sea en estandard o automático es una sensación agradable, el tironeo que se siente al subir un poco de velocidad. O el hecho de hacerlo a la inversa en algún momento en que si no se frena con motor el choque podría ser inminente. Sin embargo, hay que hacer todos estos cambios con cuidado y conocimiento. Hay que ser precavidos.
  5. Ciclistas, motociclistas, monociclistas, etc.: aunque se me echen encima, muchos o la gran mayoría son imprudentes y a mí, me ponen los nervios de punta cuando un repartidor va junto a mi carro. Tienen la tendencia a meterse entre los mismos carros para ganar cuadras y llevar antes a entregar su pedido, pero lo hacen de una manera bestial!!! Tanto carros, camiones, bicis, motos, monociclos y demás transportes sólo deben de ocupar un carril, no medio ni dos. Es por su seguridad y nuestra también. No está chido tener a un ciclista yendo POR LA IZQUIERDA en una calle hasta el cogote.
  6. Anuncios, paisaje: aunque no siempre se pueden ver las cosas, por el hecho de que hay que ir concentrado en el volante, se pueden ver anuncios muy chidos, como los de la Gandhi o paisajes impresionantes que sólo se ven de cierto punto (esos paisajes desde arriba del puente de Mariano Otero están bien buenos).
  7. Vendimia: agua, refresco, tarjetas de celular, flores, galletas, chicles, mazapanes, periódico, cd’s, revistas, lamparitas, banderitas, sellitos, cartitas, naricitas, cuernitos y casi cualquier cosa te venden en los altos. Es bueno? Es malo? Creo que es, simplemente porque hasta jugo de naranja he comprado en un alto (y era natural, casi casi recién exprimido).
  8. Manejar: lo mejor de la experiencia de manejar es…manejar. Con tranquilidad, con precaución, con música, con paciencia, solo o mejor acompañado. Con confianza pero no confiado.

Espero sus opiniones y experiencias en manejo.

5 Comments for “Del manejo”

  1. 1ChavirA

    Lo de los semaforos esta muuuy bueno y totalmente cierto! sobre todo en López Mateos.

    Aunque realmente me gustaría poder irme en bicicleta a la escuela como lo hace coolito al trabajo, el tramo es bastaaante largo, la hora a lea que me iria sería en la hora pico, por lo que sería muy peligroso, ademas de que llegaría todo sudado :S.

    Lo que yo hago en particular en mi coche es subir los vidrios, un poco de aire acondicionado y pongo alguna pelicula en la pantalla.

  2. 2Orizschna

    Definitivamente, manejar es catartico.

  3. 3Alex

    Algo curioso que me ha pasado es que de tanto adentrarme en mis pensamientos mientras manejo, llego a un estado en el que manejar pasa a un segundo plano, y sin embargo, sigo respetando los coches, los señalamientos, semáforos, etc. Es raro, porque cuando estoy conciente otra vez no me di cuenta de como llegué a ese lugar. Una experiencia curiosa de la cual no creo que sea el único que la haya vivido

  4. 4Lex

    A mi también me pasa manejar y perderme en mis pensamientos. No entiendo porque pasa pero si, suelo manejar en ese estado y no ha sucedido nada malo 😛 no se asusten, cuando voy con personas me voy precavida 😀 Tocayito, siempre pasa algo, siempre sucede, un momento jamás es igual a otro. Siempre existe algo más.

    Love it

    Photokisses!!!

  5. 5chicokc

    Chaville, gracias y pues sí, en los semáforos todo puede pasar. Sí, esa sería una buena opción, la bici, pero acabaríamos como perro aplastado en algún punto del trayecto.

    Orizschna, pues en ocasiones, no siempre lo es.

    Alex el chido, de hecho no, a veces me ha llegado a pasar y cuando menos me doy cuenta ya estoy en otro lado. A veces me preocupo, pero estás como consciente y no.

    Tocayita, bienvenida al club de los que manejamos y nos perdemos (ahora recordando, cuando canto en el carro voy consciente de mi canto y de los carros) Claro que no, un momento nunca es igual a otro, eso es lo chido.

    Gracias por sus comentarios. Saludos!!!

Leave a comment