Arcade Fire Teatro Estudio Cavaret

Bien, como hace tanto tiempo no lo hacia, voy a hacer una/un reseña/análisis muy profundo del concierto que vivimos el 16 de Octubre de 2010 en el Teatro Estudio Cavaret. La razón? El concierto de Arcade Fire ha sido de los mejores conciertos de este año, si no es que el mejor.

Comenzaré desde el camino o el previo. Sabía que tocaría Arcade Fire, que había que llegar un poco temprano porque si no, no nos iba a tocar tan enfrente como queríamos. Cuando llegamos, la fila era un poco larga, pero Carlos estaba formado así que nos metimos con permiso (y por el precio de una cerveza a los amigos de atrás) en la fila, que por cierto, ya estaba avanzando.

Ya cuando pasamos al “pasillo” de calle 2 vimos que había 4 eventos ese día, uno de casas, música clásica, electrónica y Arcade Fire. En el mismo pasillo vendían la parafernalia, pero la mera verdad estaba no tan convencible: siluetas de the suburbs y ARCADE FIRE en gigante.

Ya adentro del Teatro nos ubicamos hasta primera fila del lado derecho (perdón Nacho, se me cuatrapeo y te dije mi ubicación mal) y vimos como estaba el asunto por ahí. Vimos todos los instrumentos, imaginamos quién le abriría, dónde se iba a poner cada integrante (cada uno de los 13 que pensamos que vendría). El tiempo pasaba, los ánimos se intensificaban y apartábamos lugar de a ratos. A las 9 en punto salió un sujeto con un maletín gigante. Después vimos que había un saxofón y otro más chico. La cosa fue cuando abrió ese maletín, sacó un saxofonzote, que era casi de su tamaño. Y comenzó la música. Que cosa tan impresionante, el tipo respiraba y resoplaba y en cada soplada sacaba hasta 3 sonidos diferentes. Al inicio pensé que traía un programador detrás, pero nada, todo lo estaba haciendo él y su oscilación. Este sujeto se llama Colin Stetson y de repente me sentía en un documental de Jacques Cousteau, con todo y sonido de ballenas. Quedé fascinado por la energía y todos los sonidos que podía sacar con esos instrumentos y por los pulmones que se cargaba. En una ocasión preguntó si alguien estaba fumando por ahí, porque le molestaba en la cara y como su esfuerzo era completamente facial, no podía hacerlo bien. Al final de su tiempo, agradeció por nuestro entusiasmo y pidió que compraramos su disco, porque será muy difícil que regrese pronto por estas tierras tapatías. Me convenció y al final lo compré.

Se dejan ver.

La hora exacta de la subida de este grupo no la recuerdo, pero fue por ahí de las 9.45 – 10. Subieron 9 sujetos, tranquilos, sabiendo su lugar, sabiendo que era su primera presentación en Guadalajara y que ya habían tocado en otros lugares de la república. Win Butler se apoderó del micrófono y comenzó así Arcade Fire con Keep The Car Running. Ya desde ahí todos quedamos prendados, los primeros acordes con cuerdas, guitarras, los teclados, el bajo y el hurdy gurdy. Ya desde ahí como iba caminando la música pintaba genial. Todos los sonidos estaban donde tenían que estar. Y en el coro, todo el Teatro Estudio Cavaret gritaba: oooooooooooh, ooooooooh ohhhhhhhhhh…Keep the car running!!!

Apenas se acabó y pacatelas! Una rola del nuevo disco, Ready To Start, y claro, nos encendió. Ya sabíamos que el concierto iba a estar buenazo, pero desde el inicio que tuviera esa potencia, nos voló la cabeza y gritábamos y bailábamos y brincábamos. Esta canción, si no la conocen, detéctenla, es una canción que se me antoja para correr (aunque no lo hago). Comienza lenta, pero con fuerza, después acelera y acelera y acelera. Es como ese sprint que necesitas para llegar en un lugar no tan vergonzoso.
Month of May siguió, también del nuevo disco y es como una canción de carretera, todo el setlist estuvo diseñado para tener pocos momentos de no-euforia, de no gritería…2009, 2010 wanna make a record how i felt then. Que maravilloso. Debo de decir entre canción y canción, todos o casi todos los integrantes cambiaban de instrumento. Realmente pocos fueron los que usaron el mismo instrumento todo el rato. Después siguió la canción que le da el título a su tercer disco, The Suburbs y The Suburbs (continued), con esta canción obviamente la gente que no conocía al grupo por sus discos anteriores o que fueron nada más por esa canción, salió del fondo para cantar.

Al terminar esta canción, todos se fueron preparando, de repente salió Colin de nuevo (el bato del saxofón inglés), se alinearon y sonaron ciertos acordes…No Cars Go. Fue la locura total, todos nos juntamos más y hasta un intento de slam hubo. Que impresión. Lo recuerdo y se me pone chinita la piel, porque la interpretación fue clarita, exacta, con entusiasmo y emoción. Al final, cuando todos los integrantes cantan ese coro, pues todos los que fuimos al concierto tómala! Coreando. A partir de este momento, el concierto tomó otro rumbo (así lo sentí), como que lo anterior vieron como nos comportábamos, como reaccionábamos, pero al ver la energía, se quedaron sorprendidos. Sobre todo las dos violinistas, se les abrió la mandíbula al ver la reacción de la gente, de la fuerza y la entrega. Creo que no esperaban para nada esa respuesta.
Haiti vino a dar una calma (si fuera reportero o columnista diría “tensa calma”), pero una calma furiosa, pues la canción es muy triste. No es fácil que Régine haya dejado parte de su familia en Haití, sufriendo o que sus padres hayan estado en medio de la revuelta.

Sprawl II (Mountains Beyond Mountains) siguió un poco con la tranquilidad, pero no por eso con el entusiasmo y la fuerza tanto del grupo como de la gente. Régine interactuó un poco con nosotros, y movía los brazos y bailaba, además sacó unas ondas como tiras con las que danzaba. Enseguida comenzó a subir la tensión, las cuerdas, los tamborazos, la acústica…Empty Room. Poco a poco íbamos prendiendo motores en la casi mitad del concierto. Luego de esta canción sigue una canción complicada, Modern Man. No me crean mucho, no estudié música pero me parece que el ritmo está movido, tiene unos cambios de ritmo bien densos.

Crown of Love siguió metiéndole galleta al concierto. Y como no, todas las cuerdas, el grito de fondo, los tamborazos, la programación y por ahí una guitarra que se cuela sutilmente entre los acordes. Esta canción tiene la particularidad de ir en crecimiento, se va acelerando y “saturando” si se pudiera decir. Pero al final se va desechando de lo que no le sirve y sólo se queda con sonidos muy finos. Una maravilla pues. Y se pueden dar cuenta muy fácil, porque es cuando POW! entran los violines pero si con todo. En esta canción la gente también se prendió bastante, como que no muchos esperaban el sonido tan finito y claro de los violines.

Neighborhood #1 (Tunnels) fue una grata sorpresa, desde el pianillo sonando medio alejado y luego el uuuuuh uuuuuuh uuuuuuhh uuuuuh uh uh uh uhuh uhhhhhh!!! Y como lo dije, todo fue acelerando. El concierto estaba altísimo, la energía de todos era envolvente y sólo me sorprendió una fulanita que casi se caía de dormida.

The Well and the Lighthouse vino a darle ese toque que tiene el disco de Black Mirror, obscuro y como si realmente te hablaran desde un pozo. Neighborhood #3 (Power Out) continuó en la noche y ese sonido del xilófono tan característico movió al público. Y como no continuar con esta canción y la salida de un tambor el cual era GOLPEADO sin clemencia por William Butler para interpretar Rebellion (Lies). El tipo lo tomaba, lo elevaba en el cielo y desde ahí lo sorrajaba con toda la potencia y el cansancio que le permitía su cuerpo. Además en el coro, obviamente todos cantábamos: LIIIIIIEEEEEES! LIIIIIIIIEEEEEEEEEEES!!!
We used to wait fue la última canción que tocaron del Suburbs  y marcó un camino claro (que ya habíamos visto). La destrucción y entrega total de los 9 en escenario.

Después de todas estas grandes canciones bajaron el tambor. Win tomó la guitarra acústica. Todos se prepararon…acordes turun tun tun turun tun tun…ooooooooohhhhhhhhh ohhhhhhhhhhhhh. Qué más decir que siguió Wake up. Es difícil decir todas las emociones que describe la canción, lo que dice, lo que suena, la lentitud y la velocidad. Con esta canción se despidieron…pero vendría el encore.

Regresó el grupo originario de Canadá (aunque Win sea de Texas). Con un “vamos a la iglesia” comenzó Intervention, y se escuchó ese órgano y xilófono. Una maravilla también y pues un crecimiento en la música, poco a poco volvía a ascender. Y por qué lo digo? Neighborhood #2 (Laika) con todo y sus miles de sonidos, déjenme decirles más o menos que se escucha, 5 voces, acordeón, xilófono, bateria, guitarra, tambor, violines, saxofón chistoso, teclados, platillos, bajo, pandero, etc. A eso sumenle brincos de William y madrazos al tambor, tanto de William como de Richard Parry. Pelea por ver quien le pega más duro. La guitarra de Win, la voz al fondo de Régine. Toda una experiencia.

Y como final, que final. Régine se paró de nuevo al frente de todos y comenzó In the Back Seat. Con la lentitud que inicia, pero los grandes sonidos y luego la potencia y el coraje con la que se canta.
Al final de la canción, todo el grupo se veía satisfecho con su público y su público estaba admirado, extasiado por el excelente concierto que ofrecieron.
Ojalá regresen y les aseguro que se la pasaran a todísima madre, impresionados, impactados, tanto como nosotros nos quedamos.

Si pudiera decir que faltó alguna canción, me vería medio mal, pero si me hubiera gustado que tocaran Black Mirror, My body is a Cage y Deep Blue. Pero no me quejo para nada, fue un excelente concierto que se queda muy grabado. Agradezco plenamente por las 20 canciones que tocaron, por la energía, por su entrega y su música tan CHINGONA. Gracias…totales!

2 Comments for “Arcade Fire Teatro Estudio Cavaret”

  1. 1g0dzy

    dhaa!! que buena reseńa! me alegra que al menos uno de los mios pudo disfrutar del concierto, yo fui a ver a mi banda favorita (interpol) ese mismo dia. espero que arcade vuelva pronto, en verdad quisiera verlos!

    fyi: no tocan Laika en esta gira… solo la han tocado en gdl 😉

  2. 2chicokc

    Gracias! Sí que fue un muy buen concierto, excelente, con una potencia. Pero que bien que viste a Interpol, quiero verlos también en vivo, ya vendrán, estoy seguro.

    Siii!!! Me comentaste que Laika no la tocan, qué tal eh!? Somos sus consentidos.

Leave a comment