Opinión de En busca del tiempo perdido. 5. La prisionera

Tuesday, 17 January 2012, 16:33 | Category : Léeme
Tags : , , , , , , , , ,

Bien, a pesar que el tomo anterior fue un libro muy pesado este otro ya caminó mas tranquilo, pero no dejó de ser pesado. Son muchos personajes, muchas relaciones, muchas intervenciones y miradas al pasado.

El libro, como ya se han dado cuenta, trata sobre la vida en Francia a finales del siglo 19 e inicios del 20, fiestas, reuniones, cenas, amoríos, correrías, todo. Todo eso está descrito en los 7 tomos que conforma la novela (una de las mas largas que existen). En este tomo se explora el tema de los celos que tiene Marcelo de Albertina, y como no la deja ni salir sin su consentimiento, de ahí el título del libro.

***SPOILER***

Marcelo, en su obsesión por conquistar a Albertina se ha vuelto paranoico, posesivo, inquisitivo, ofensivo, asfixiante y ya no deja salir a Albertina sin no fruncírsele el estómago pensando que está en sus correrías.

El personaje principal, investiga con cada relación que tiene, sobre la vida pasada de Albertina y se va dando cuenta de como le mentía, para poder darse sus escapas…o creer que Albertina se daba sus escapadas. Marcelo llegó a un punto en el que le cierra cada salida, se la bloquea, la desalienta, para así, tenerla confinada en su casa.

Incluso, en una parte, rompe con ella, para después regresar, pues la lógica en ese entonces era que “se apreciaba a uno mucho mas haciendo este tipo de trastadas”. Albertina se va marchitando cada vez mas con todas estas escenas y actos de celos y afirma que es la mas feliz en su cárcel, una cárcel de oro, en dónde efectivamente, no le hace falta nada, pero no tiene su libertad.

Finalmente, las escenas parece que la liberarán de su prisión, pero al parecer no será tan fácil con el carácter de Marcelo.

***

El quinto tomo se lee fácil (muchísimo mas fácil que los anteriores) pero tiene muchos elementos que lo hacen que avance lento; sin embargo, sigue siendo interesante por ver como vivían en ese entonces, en esa sociedad francesa y como piensan ya casi en los inicios de la gran guerra.

Leave a comment