Éste no es un spoiler de: Los premios de Julio Cortázar

Monday, 9 March 2015, 17:23 | Category : Esto no es un spoiler
Tags :

los premiosEl primer libro que reseño sin saber de qué trata es este de Julio Cortázar. Me había costado mucho trabajo conseguir a alguien que estuviera leyendo un libro y además que pudiera ver su portada y su autor. Como les comento, éste es el primero y espero que el proyecto continúe bien.

Pretendo hacer una reseña adecuada de un libro que no conozco, espero medio acercarme al tema principal del mismo. Por fortuna (o desventaja) se trata de un libro de uno de mis autores favoritos, Julio Cortázar, el cronopio mayor.

Fue la segunda novela escrita por Cortázar y precursora de Rayuela. Publicada en 1960.

***ÉSTE NO ES UN SPOILER***

A través de los años nuestro personaje principal se ha dedicado a soñar sobre un viaje desde la Argentina para París. Evidentemente los viajes en avión son sumamente caros, y él, de aspecto y vida bohemia no tiene la posibilidad de sortearlo. Es por eso que comienza a frecuentar personas del medio de la música, y sí, músicos también. Con ellos comienza a juntar un poco de dinero y a tocar canciones, milongas, tangos, en los barrios mas solicitados y afectos a la música bohemia.

Parejas van y vienen, nuestro bohemio, es un enamoradizo, pero solo por una noche. Su corazón pertenece a una mujer que aún no conoce, en un lugar en el que nunca ha estado. A ella le ha declarado su amor y con ella vivirá hasta el final. El dinero se acumula, las colillas de cigarro, ahogadas en alcohol, descansan en un cenicero. De vez en cuando, para no tener que retirar dinero de su ahorrado, prende un cigarrillo apagado y consume el poco tabaco que le queda. Sabe a mierda, asegura. Pero su amor lo espera, y le falta cada vez menos dinero para poder partir.

Un amigo, le comenta cierto día, que tiene un negocio jugoso. Uno que le dará bastante dinero. Como su amigo conoce sus sueños, le comenta que haciendo ese negocio, más rápidamente podrá irse en ese viaje misterioso a buscar el amor de su vida. Ese negocio, es un concurso de tango. Nuestro próximo viajero, entusiasta de la música y de bailar el tango, se prepara para tal evento. Y no solo como concursante de baile, si no como músico de la banda que tocaría en vivo. Doble dinero, como músico (dinero seguro, además que le daría visión de los concursantes) y como concursante (en caso de que no ganara, tendría el dinero como músico).

Pequeñeces le hacían falta aclarar, su pareja de baile. Podría ser cualquier conquista atractiva de alguna noche, cualquiera que pudiera y supiera bailar. Así fue como la conoció, eventualmente se enamoró de ella y por un segundo se confundió recordando al amor de su vida, ese que aún no conocía. Pero se acordó después de mucho tiempo y de muchos concursos. La pareja era asidua a los concursos, perdían unos, ganaban otros. El dinero que iban ganando una parte él lo guardaba, el otro lo gastaba y la segunda mitad se lo daba a ella. Ella, contenta, bailaba y retozaba. Su vida también era la música, el vino y el tango. Los premios de baile se hacían mas frecuentes y fue en ese entonces que él se dió cuenta que había perdido rumbo…estaba enamorado de una mujer que no le correspondía, vivía en un lugar que no tenía que vivir y gastaba un dinero que no estaba destinado a aquello.

Decidido, se encaminó a casa de ella. Recitando (pues no se puede decir que hablando) expresó su sentir. Mencionó sus planes y lloró en las piernas de ella, disculpándose y lamentándose que lo de ellos, jamás funcionaría. Ella, como canción rioplatense, con el corazón destrozado pero con el ritmo en las piernas, dio media vuelta, tomó el único retrato que tenía de él y le dijo: “vete a conseguir tu premio, pues al parecer, yo sólo fuí un instrumento.”
Él, ilusionado, pero triste (quitado de esa angustia y de ese falso amor que creía tener) se marchó a comprar su boleto. Un boleto de sólo ida, en barco. Partiendo de Buenos Aires con destino a Bayona, saldría su barco en una semana. Planeaba conocerla llegando, la convencería de quedarse con él. Lo tenía todo planeado, incluso la veía en sueños. Practicaba su discurso: “tu no me conoces, pero yo a ti sí”, se decía que esas palabrejas podrían asustarla un poco y cambiaba de guión.

En los preparativos, trató de ver a su pareja de baile. Quería demostrar que de no tener ese amor en otra parte, podrían ganar los concursos que fueran. Estaban hechos para eso. Él, desesperado, fue a su casa. Había otro bailarín, hombre Uruguayo, “Uruguayo de mierda”. Ella no estaba interesada, su pasado se mantenía ahí y no tenía esperanzas de mantenerlo. A vistas se veía su tristeza, pero el orgullo Cordobés, se filtraba.
Esa noche no consiguió pareja y veía como ella ganaba el primer lugar…a final de cuentas podría ganar con cualquiera, ella era un as bailando. Si tan sólo no tuviera ese amor esperándolo…

Durmió en una casa, cualquiera, con una del mismo índole. Todos los días hasta el día que tendría que partir. Ese día se levantó, buscó sus cigarros, se despidió secamente y le dijo hasta nunca. Se fue a su casa a buscar sus últimas pertenencias y el dinero guardado. Es mucha plata, seguro me alcanza, afirmaba. Caminó al puerto, todo lo hacía automatizado. La imagen de su pareja de baile no se quitaba de su cabeza al igual que la imagen de la desconocida tampoco se apartaba. No era sencillo dejar lo que había ganado. Subió al barco y se asomó a la borda. Sólo su amigo estaba viéndolo, esperando que a final de cuentas se arrepintiera y volviera con la mujer que le había dado tantos logros. Nadie mas estaba. Era él, su amigo y gente. Mucha gente. A lo lejos, en un café junto al puerto, una mujer cruzaba las piernas, era su compañera de viaje. Sabía que lo estaba viendo a él. Ella traía lentes obscuros. Lo veía, quizá para asegurarse que no se arrepintiera de regresar. Lo quería en ese barco, lejos de ella y del fuego y la traición de la milonga. Él levantó su brazo en señal de despedida, tres timbres del barco anunciaban su partida. Ella, incólume, terminó su cigarro.

El barco zarpó de puerto. Tardarían 2 semanas en llegar a Francia.

El libro finalmente cierra con dos notas recortadas del periódico:

Barco de pasajeros que zarpó el jueves pasado con destino a Francia, naufragó en el Pacífico. Al parecer ningún pasajero fue encontrado con vida.

Mujer es encontrada muerta en su departamento. Fue encontrada al llevar sonando su radio sin interrupción, desde el jueves pasado.

***

Así es como me lo imagino, claramente mas extenso. Claramente otros personajes. Y seguramente otra historia. Pero es lo que me dice la portada, el título y el autor.

Si quieren saber de qué realmente trata, denle click aquí.

2 Comments for “Éste no es un spoiler de: Los premios de Julio Cortázar”

  1. 1Vladdan Oc

    Jajaja, pues ya mejor hubieras escrito el libro xD :P.

    Esperaba con ansias el comienzo de esta serie. Vaya que tienes imaginación. Nunca he leído al buen Cortazar, así que no podría decir algo más en cuanto a la historia y así, pero siendo tú su fan…s, supongo que te acercaste bastante a lo que él intentaría plasmar en la historia.

    Me agrada, espero la próxima entrada!

  2. 2chicokc

    Gracias! Ya veré si me acerqué o no posteriormente. Deberías darle una oportunidad a Cortázar, es bueeeno. A ver si me encuentro a alguien más leyendo.

Leave a comment