Opinión de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

Sunday, 26 March 2017, 18:43 | Category : Léeme
Tags : , , , , , , , , , ,

Philip K. Dick, ese escritor escurridizo para mí. No había conseguido ningún libro de él hasta esta FIL pasada. Así que ya le di la primera saboreada a la novela y puedo decir que valió la pena, a pesar de ser en ocasiones sumamente obscuro.

El cazarecompensas Rick Deckard trabaja en un departamente que se ocupa de buscar androides. Éstos androides generalmente están en la Tierra (ahora en decadencia después de la Guerra Mundial Terminal y el polvo radioactivo) de forma ilegal, por lo que el trabajo de los cazarecompensas es buscarlos y neutralizarlos, término sutil para indicar que los eliminan.

Philip K. Dick me parece que es de los autores claves en términos futurísticos. Él crea ambientes y dilemas real-no real con una facilidad incluso revoltosa en ocasiones, porque superan los pensamientos que tenemos aún en este tiempo de robótica.

Fuera de la película, que no he visto, siento que la novela es un golpe y una revolución ideológica. En cierta forma, sentó las bases para otras novelas, pensamientos y realidad que se vive hoy en día.

***SPOILER***

Rick Deckard habita en un mundo apocalíptico, en el planeta Tierra, años después de haber terminado la Guerra Mundial Terminal. Por consecuencia de la guerra y la radiación, el polvo ha ido consumiendo a los habitantes y a las construcciones de la Tierra. Claro, hay que especificar que los habitantes en la Tierra ya son muy pocos pues el Gobierno a subvencionado un programa en el que manda a Marte a los habitantes dispuestos a mudarse a esa colonia.

J.K. Isidore es otro habitante de la Tierra, pero él no es cazarecompensas. Él sólo es un habitante que intenta sobrevivir en el planeta ya que es una persona no muy inteligente, y dada su condición, no puede emigrar a Marte; por lo tanto, tiene que mantenerse en la Tierra y tratar de vivir lo mejor posible, entre toda la “basugre” y radiación.

Los caminos de ambos se cruzan después de que Rick continúa su caza por los androides versión Nexus-6, versiones sumamente inteligentes a los que se les ha puesto un costo a su cabeza. El trabajo de Rick es encontrarlos y quitarlos del camino, pues pueden ser peligrosos para los habitantes de San Francisco, región en la que se encuentran en toda la novela (claro que viajan a Oregon, pero no se desarrolla allá).

Rick comenzó a tener dudas sobre su desempeño en su trabajo, así que recurre a artilugios poco éticos, pero efectivos. A pesar de la frialdad que en ocasiones podemos ver en Rick, él es un amante de los animales, los animales ya sean eléctricos o naturales. Los animales naturales están casi extintos, por lo que tener uno es un lujo y una responsabilidad alta. Rick tiene una oveja eléctrica, que es cambiada por una cabra natural y posteriormente por una rana…eléctrica o natural? Eso sí no les diré.

Rick va paso a paso retirando androides. Se convierte en leyenda. Proporciona exámenes para detectar “Andys”, si son positivos, tiene que “retirarlos”. Aquí es donde todo se vuelve interesante. Los androides modelo Nexus-6 son tan inteligentes que ya tienen una manera de conciencia, pueden sentir miedo, son tan parecidos a un humano con una sola diferencia y es dónde se pueden distinguir unos de otros…la empatía.

Claro que la novela aborda temas como Mercer, un personaje que es considerado en ese tiempo como un dios o un salvador. Otro personaje es el amigo Buster, presentador de noticias 23 horas al día. Ellos dan la pauta entre lo real y lo subjetivo, el mundo en el que transita en ocasiones la novela.

Al final de la novela, hay una batalla entre Rick, unos androides e Isidore (aunque Isidore es mas bien un fisgón). Tendrá Rick lo que se necesita para terminar su trabajo, o terminará sus días en un edificio enteramente vacío?

***

Es un libro corto, pero es necesario darle su tiempo. A mi me paso que no podía avanzar, el tema me interesaba pero no podía seguir. A final de cuentas fluyó y lo terminé.

Me parece curioso que llevo 2 libros seguidos de robótica…los libros, definitivamente, no los escoges. Ellos te escogen a tí.

Leave a comment