Este post es para It

…para ti, perdonen mi dislexia momentánea.

Si no has visto la película, ni la mini serie, ni leído el libro (tengo la reseña aquí) y te interesa de qué va, has llegado al post indicado. No debo advertir que la entrada estará plagada de spoilers tanto del libro, película y mini serie.

Bien, hechas las advertencias…ayer vi la nueva película y me pareció un total atino. Si bien iba con la mente abierta, ya había recibido opiniones encontradas. Recibí comentarios desastrozos, en los que la película merecería no haber salido jamás, una película que no da miedo y una película jocosa. Pero también comentarios elogiadores, una buena adaptación del libro a la película y un homenaje a aquella mini serie de los 90’s que tanto nos traumó de niños.
Aún con esos comentarios TENÍA que ver la película, tenía que compararla con la mini serie y ver qué tanto del libro pusieron en la nueva adaptación de Stephen King.

Recordando la mini serie de 1990, esa película marcó mi infancia. Los payasos se convirtieron en un miedo constante en mí. En mi cumpleaños no. 6 mis papás me celebraron, y pedí imperiosamente no payasos, mejor un mago. Éxito total, 0 payasos.
Al paso de los años, la película (ya le llamaré así a la mini serie del 90) fue un referente en las conversaciones. Si querías hablar de una película que te hubiera dado miedo, era Eso. Canal 5 la pasaba con frecuencia y aún puedo escuchar la voz diciendo: “Hola Georgie”. Con mis primos hablábamos largo y tendido de los efectos, que con el paso de los años, se vieron baratos. Ya no es posible ver la escena del baño sin soltar una pequeña risa con los efectos con plastilina.
Hace poco mas de un año, compré la película de los 90s en la Gandhi. Última copia en DVD, un DVD de doble lado, nuevo, abandonado…por $69.00 MXN. Y hace apróximadamente un mes, vimos la película. Si bien es larga, no da una pizca de miedo. Es risible, pero a la vez causa nostalgia.

Y esa nostalgia es la que me llevó a ver la nueva versión. La nueva adaptación. Anunciada con bombo y platillo, y presentada un día después del cumpleaños de King. Y encima de todo, el haber leído la novela. El querer comparar versiones, el ver las diferencias libro-película.
Ya de entrada, fue difícil adaptarla, pues el libro en español tiene 1504 páginas. Después, mientras la vas viendo, te das cuenta que sólo contarán la mitad de la historia, que la historia de adultos tendrá ocasión en una segunda parte. Un gran punto para el director. Me gustó que dividiera parte niño – parte adulto. Si bien el libro maneja las dos versiones simultáneas (y la mini serie también lo hace) siento que pierde tensión y fluidez en una versión adaptada a la pantalla grande. Esta parte, 2017, funciona perfectamente. Es la historia de unos niños que se enfrentan a “Eso”, un ser que se alimenta de sus miedos, que aterra al pueblo de Derry, pero igual es ignorado por el mismo pueblo.
El hecho de que en la segunda parte los adultos se vayan a enfrentar a los miedos por sí mismos ignorados, me parece un gran atino. Te dará la sensación que sientes en el libro, abandono, arrepentimiento, remordimiento, venganza, unión.

Tim Curry, en su versión del 90, hizo un magnífico trabajo. Sus expresiones corporales, sus bailes, sus bromas, su sarcasmo, su agresividad. Todo apuntó a un payaso terrorífico, un ser que no querrías encontrarte en ninguna parte. Un referente pop al miedo.
Sin embargo, Bill Skarsgård, no decepcionó. Ni una pizca. Es un payaso mas apegado a la versión de la novela. Un payaso con una vestimenta mas clásica, sus pompones naranjas, sus ojos, su risa. Skarsgård es un payaso menos cómico que el de Curry, desde su aparición te das cuenta que es un ser mas obscuro. Eso es de agradecer. La cara de Curry es expresiva de cierta forma, pero la cara de Skarsgård es tenebrosa, el maquillaje es fenomenal y claro, sus ojos virolos expresan esa demencia que Curry expresó con chistoretes físicos.

La selección de personajes fue muy afortunada. El club de los perdedores del 2017 se puede ver como lo que es, un grupo de amigos no tan populares. Los perdedores del 90 era un grupo acartonado, sobreactuado. Su amistad no fluía como lo hizo en este nuevo grupo. Se ve que los actores de la nueva versión tuvieron mas tiempo para conocerse, para llevarse bien, para formar una amistad fuera del set.
Y no hay que fijarse mucho en el actor que hace a Richie Tozier, Finn Wolfhard. Su personaje fue “disfrazado” con los lentes para tratar de ocultar su personaje en Stranger Things. Un total acierto, siento que de haberse hecho notar, jalaría a comparaciones con esa serie.

Los miedos de cada uno de los niños se van expresando de manera distinta con cada quién. De eso se alimenta Eso, y es la forma en la que se muestra a ellos. Un leproso, una anciana, el padre abusivo. Muy a mi pesar, no exploraron ni mostraron el miedo de Mike, que es mostrado como un pájaro gigante que lo persigue en la fundidora. Ni el de Eddie, que son los quemados en la torre. Sus miedos se mezclan un poco en la nueva versión. Hay incluso, en el libro, un hombre lobo (que sí es mostrado en la versión de los 90s). Aún así, creo que funciona, es una versión mas moderna de los miedos de esa época. Funciona, pero me hubiera gustado ver ese pajarraco.

Un detalle que me causó desconcierto fue el que no mostraran mas de la relación de Bill con sus padres. Bill, después de la muerte de Georgie, sufre de soledad, su tartamudez se incrementa, es prácticamente ignorado por sus padres. La relación no es la misma, los padres tienen a Bill, pero perdieron su alma con Georgie. Y eso que en el libro sí recuperan el cuerpo de Georgie.
En esta versión Bill es olímpicamente ignorado por sus padres. E incluso regañado por él, cosa que en la mini serie no se muestra y en el libro, pues es indiferencia mas bien, pero no falta de noción de que hay un niño ahí, que vive con ellos.
Así como Bill, Mike sufrió en esta versión una pérdida mas grave. Los padres de Mike mueren en un incendio en esta versión, en las otras versiones el padre de Mike vive e incluso menciona que el pueblo de Derry está maldito.

Cada detalle de los niños me fascinó. Sus personalidades fueron muy fieles y se notan confiados y cómodos con sus personajes. Richie es mordaz y avispado. Bill, un líder, pero no opaca las personalidades de los demás. Bev, fuerte, que une a los demás. Y así cada uno de ellos, en su rama.

El trabalenguas de Bill hizo su aparición, cosa que en la de los 90s no se enfocaron mucho. En ésta, sí lo recita, se protege en él. Y claro, esos guiños que tiene al universo King. Por ejemplo, la tortuga de Georgie. La tortuga es un ser místico, como un dios en el universo de King. Siempre presente y protector.
En ningún momento callan a Richie con el característico (del libro y la de los 90s): “Beep, beep, Richie”; sin embargo, Eso, al final de la película le grita a Richie esa frase…épico!
De las últimas escenas, cuando mandan a dormir a Eso, cuando están todos en círculo es sumamente emotivo. El grupo se une por última vez y uno a uno se van despidiendo. Esto tiene mucha significancia pues Stan es el primero en irse, y es el primero en morir. Y a lo largo de la película lo muestran como un amigo, pero un amigo desde lejos. De afuerita. El amigo que está ahí, pero a la vez no está. Es el relegado, el que se quiere quedar fuera. Incluso es el menos creyente en Eso y es una preparación a su destino futuro. Buen movimiento.

Las cosas añadidas o quitadas le dan fuerza a la película. Y no es enteramente una película de miedo. Es mas, creo que ese es el problema para algunos que no gozaron de la película. Que se asume o se vendió como una película de miedo. Y no, es una película que trata de enfrentar los miedos, de unos niños que tienen que superar sus miedos, derrotarlos, enfrentarlos, además de, la transición de niños a adolescentes y el olvido de esa etapa traumática para ellos. Y agradezco que no hayan puesto paja, aunque en la versión de los 90s las partes de paja son cuando son adultos.

Puedo decir que la película es buena, es cumplidora, entretenida. Una versión lo mas fiel posible respecto al libro. Y esperemos que la segunda parte, sea igual de cumplidora.

Mi humilde y bailadora opinión/reseña/crítica.

 

Leave a comment