El patrimonio de Philip Roth

Wednesday, 23 May 2018, 20:35 | Category : Del lápiz de Chico
Tags : , , , ,

Philip Roth murió el día de ayer 22 de Mayo de 2018 a los 85 años.
Generalmente no escribo nada de los escritores que nos van abandonando. No lo hice con el “Gabo”, porque la corriente de gente que lo vitoreaba era apabullante y no había nada nuevo que decir; sí, murió un grande, pero alguien mas lo abordaría y hasta parecería falso el decir “yo leí a García Márquez y me influyó”. Cuando Carlos Fuentes dejó de ir a la FIL (o murió, vaya) tampoco mencioné algo. La gente suele exagerar las cualidades de los muertos y tratándose de Fuentes, él mismo ya se las exageraba. Igualmente, no era necesario mencionar algo, hasta leí personas que aseguraban haber leído La noche mas inolvidable, y me preguntaba…¿qué no era transparente?¿Y qué no era una región? En fin, todos tenían algo que decir de Fuentes.

Pero con Roth es diferente. Roth no es “tan” conocido. No fue Nobel, aún así tuvo un Pulitzer por Pastoral Americana. Y realmente el número de premios que recibió es abrumador. Incluso fue de los pocos, en vida, en ser puestos en la librería del congreso de Estados Unidos. Aún así, la gente lo fue pasando por alto.
El señor era judío, llamó a Trump un fraude masivo y un bufón; escribía para the New Yorker y se retiró de la máquina de escribir en el 2012, al menos novelas de ficción. Gran parte de su obra estuvo situada en Newark, New Jersey y su alterego, Nathan Zuckerman, retrató la vida como judío en un barrio judío. Su pluma navegó por muchos temas, hay una novela en particular (La conjura contra América) que fungió como “resemblanza” del qué hubiera pasado si Roosevelt hubiera sido derrotado por Lindbergh y como el antisemitismo se hubiera extendido de haberse presentado ese escenario, y claro, en ese tiempo, eso estaba de moda.

Pero aún no menciono cómo fue que llegué a él. Tomé una clase en el ITESO hace algunos años con mi amigo Israel Carranza (@JI_Carranza). Él nos mencionó y nos pasó un extracto del libro Patrimonio. Nos dejó analizarlo, leerlo. Fue un tablazo. Una revelación. Me dediqué, una vez leído ese extracto, a cazarlo. Tardé un rato en conseguirlo, pero lo hice. Y si, como su extracto, fue impresionante. Me fascinó.

De ahí, año tras año, Philip Roth era mi gallo para el Nobel. Y año tras año la academia sueca me decepcionaba. Pero yo me obstinaba, seguía leyéndolo. Cuatro libros de él he leído, y quiero seguir leyéndolo. Me parece que seguiré con El lamento de Portnoy. Y el año 2017 fue el último año que la academia sueca me decepcionó, pues no otorga Nobel póstumo. Ni hablar, se unió a los no galardonados junto a Borges o Cortázar (ahora tú eres mi gallo Kundera, apúrale!).

Roth se nos fue de una falla en el corazón. Rodeado de amigos se retiró. En una entrevista dijo que se iba a dormir con una sonrisa pues pensaba: “sobreviví otro día”. Y al amanecer sonreía al pensar: “sobreviví otra noche”. Bueno, se fue sonriendo.

Roth,

las estrellas son indispensables

– Me casé con un comunista. Philip Roth. 1998.

2 Comments for “El patrimonio de Philip Roth”

  1. 1Dan

    No sabía (o no recordaba) que lo habías tomado de él.

    Que padre saber de donde salió!

    Muy sentido tu escrito, muchas gracias por compartir y seguirme inspirando.

  2. 2chicokc

    Así mero, lo tomé del buen Philip.
    Que bueno que te latió el escrito, la verdad si está bien bueno leerlo.

Leave a comment