Opinión de El ferrocarril subterráneo

Monday, 13 August 2018, 22:00 | Category : Léeme
Tags : , , , , , , , , ,

Colson Whitehead es un escritor neoyorquino que ganó el Premio Pulitzer de ficción del 2017 precisamente por este libro, El ferrocarril subterráneo. El libro me llamó mucho la atención desde que lo vi como publicidad en mi goodreads. Después de eso me obstiné por conseguirlo, tardó 2 meses en llegar a mis manos, pero lo obtuve.

El libro está ambientado antes de la abolición de esclavos y trata de el escape de esclavos por medio de un particular medio de transporte, un ferrocarril, oculto a simple vista, que atravesaba el país por varias rutas para llegar lo mas alejado de los estados sureños de EUA, es decir, al norte o al oeste.

La historia en sí está basada en una agrupación abolicionista clandestina del siglo XIX que ayudaba a los esclavos a escapar al norte y Canadá. Y si, su nombre era el ferrocarril subterráneo.

***SPOILER***

Cora es hija de Mabel. Mabel era hija de Ajarry. Ajarry había nacido en África y había sido esclavizada y llevada a Randall, una población cultivadora de algodón. Ajarry, como esclava, sufrió penurias y murió por un ataque en medio de los campos algodoneros.
La vida de Mabel no fue mejor, esclava desde su nacimiento, madre de Cora, escapó sin avisar a nadie, ni tratar de llevarse a su hija. Es decir, Mabel abandonó a Cora.
Y este evento marcó a Cora, pues Mabel se convirtió en una afrenta para el cazador de esclavos, Ridgeway.

A partir de esto, Cora sigue los pasos de su madre en escaparse y está obstinada en encontrarla y recriminarle el abandono que sufrió. Para escapar se apoya en Caesar, otro negro que quiere fugarse. Y así emprenden la huída, junto con una muchacha amiga de Cora, Lovey.
Desafortunadamente, o previsiblemente, las cosas no salen como pensaban, y sufren una emboscada, la cual no salió tan bien para los blancos. Uno de ellos murió a manos de Cora, entonces, para Cora se convirtió en una afrenta y en una marca. Era una asesina. Y tendría que escapar de los estados sureños, que ya de por sí era difícil y encima, como asesina.

Cora llegó al ferrocarril y logró escapar a Carolina del Sur. Ahí pensaba quedarse, pero claro, los blancos estaban de cacería y metieron a Cora y a los que la ayudaron a escapar, en líos.
De estado en estado, Cora fue escapándose. Siempre escondida y a veces sintiéndose “libre”. En Carolina del Norte vivió escondida como rata, agazapada, y le tocó presenciar atrocidades contra sus iguales.
Cora cae enferma y tiene que ser atendida por sus cuidadores, hombres blancos. Finalmente es traicionada por una irlandesa, sus cuidadores colgados de un árbol y ella, recapturada por Ridgeway.

De camino con su antiguo dueño, en Tennessee, la carreta es emboscada y Cora es liberada, una nueva vez. Sus nuevos rescatadores son hombres de color, se dedican a liberar esclavos y llevarlos a un terreno de un hombre llamado Valentine. Ahí Cora pareciera que podría asentarse, pero Ridgeway tiene una afrenta contra Cora, no es posible que madre e hija se le hayan escapado. Entonces, con paciencia y tiempo, Ridgeway la caza y con ella, destruyen la población de esclavos liberados y gente libre.

Cora, con el alma desgarrada por la muerte de todos los que la rodean, tiende su emboscada personal a Ridgeway. Y con eso, lograr de alguna manera su libertad y con ello, no develar el secreto del ferrocarril subterráneo.

Claro que además de la historia de Cora conocemos la historia de Caesar, Mabel, Ethel (alguna vez, cuidadora de Cora), Ridgeway y algunas historias extras de personajes.

***

Sin duda es un libro crudo, desperanzador, anecdótico, que te lleva a esa época obscura de la historia. Aún así, esperaba un poco mas del libro, esperaba algo mas épico con el ferrocarril subterráneo; sin embargo, entiendo el sentir, el pesar y el abandono de la gente que tuvo que sufrir semejantes vejaciones.

Leave a comment