Opinión de American Gods de Neil Gaiman

Friday, 13 September 2019, 15:11 | Category : Léeme
Tags : , , , , , , ,

Después de ver que Lizane viera la serie en Prime Video y me la recomendara, llegué yo a ver la misma serie. Así mismo, Lizane leyó el libro de Neil Gaiman y me lo recomendó y ya lo terminé.
Y puedo decir que es una maravilla de libro y de serie (aunque la serie no ha acabado). Y que los dos caminan por caminos distintos, pero al final cuentan la misma historia.

Es la historia de la lucha entre dioses que habitan entre nosotros. Dioses que emigraron hace años junto con las personas que hicieron lo mismo. La lucha es para tener el control del poder, la lucha entre los dioses nuevos y los antiguos. Todo esto contado desde el punto de vista de Shadow, un ex-convicto que perdió a su esposa 3 días antes de ser liberado de prisión.

***SPOILER***

Shadow es un reo que está a punto de alcanzar su libertad. Ha pasado su tiempo (con una reducción de condena) y es hora de salir. Todos los preparativos se llevan a cabo pero la muerte de su esposa acelera la salida de Shadow de prisión.
Shadow al salir, pues tiene que arreglar pendientes y enterarse el porqué su esposa murió, qué fue lo que sucedió.
Mientras va de camino a su casa se encuentra con un personaje muy peculiar, que pide ser llamado Wednesday, él le propone un trato y le asigna un trabajo.
Shadow entre tragos y a regañadientas (y al enterarse que su mejor amigo también murió, en el mismo accidente que su esposa) decide seguirle la corriente a Wednesday y acepta. Pero no sin antes guardar luto, ir al funeral de su esposa y demás.
Al término de esto, empieza la verdadera aventura, situaciones “mágicas” que sólo los dioses podrían hacer le suceden a Shadow, a las personas que están visitando y a Wednesday.
Shadow se va enterando que éste no es un viaje ordinario, que camina entre dioses, dioses llegados de Europa o de otros lados del mundo hace miles de años. Dioses que han sido abandonados en América, a los que ya nadie o muy pocos les guardan culto. Y es momento de migrarse a una nueva forma de idolatría y derrotar a los nuevos dioses, tecnología y media (también mencionan a las carreteras, a las vías ferroviarias, etc.)

Shadow va teniendo peleas, golpes, vistazos, conjuras, charlas a lo largo del camino y del viaje en carro o tren que realizan para cumplir su objetivo máximo. Visitan lugares claves, centros de poder regados en Estados Unidos, donde la gente se reune a admirar algo, lo que sea.
Y así, Shadow va conociendo mas de estos dioses en América, pero claro, eso no es lo que mas debe sorprender a Shadow, pues su esposa muerta regresó a la vida, como si fuera un zombie y esta esposa lo va salvando de situaciones a las que Shadow no se puede enfrentar o está muy débil para hacerlo.

El libro navega por varios Panteones de dioses, los nórdicos, los de África, los rusos, los Indios, los Ingleses. Así vamos conociendo a los dioses que habitan, que sufren, que trabajan, que llevan una vida como cualquier mortal. La investigación de Neil es exhaustiva y riquísima, te va metiendo en la historia, te empapa, sientes a los dioses, los ves.
Ves sus tretas y sus ambiciones, así como sus temores.

Y cuando crees que ya tienes todo resuelto, que ya sabes lo que pasará, quién es quién. Pum, un cambio se revela y te cambia la jugada. Nada es lo que parece, y menos con dioses tan mañosos y amañados. Mas sabe el diablo por viejo.
***
No puedo escribir mas, todo el libro es sorprendente. La historia de Shadow es increíble. La de Wednesday aún mas. Anansi es un dios agradable, así como Thot o Anubis, que tienen su negocio de autopsias y preparación para el funeral.
Gaiman hace uso de “la pistola de Chéjov” y un punto que habíamos olvidado, lo trae a colación y hace perfecto sentido.
No hay desperdicio.

Leave a comment